You Are Here: Home » Opinión » Emilio M. Gómez

Emilio M. Gómez

392700_105937112860476_1206878698_nEmilio M. Gómez

Pensamiento Compartido

Igualdad de Género? realidad o discurso

Próximo a celebrarse el “Día Internacional de la Mujer”, este próximo 8 de marzo, que se estableció, para rendir homenaje a las obreras de la industria textil y de la confección que en 1857, que se manifestaron en Nueva York, por su derecho al trabajo y a mejores condiciones laborales, ya que carecía de todo derecho y garantía en su trabajo.

Desde aquellos lejanos años, miles de mujeres en el mundo celebran su día, en busca de igualdad social y mejores posibilidades en el ámbito social, económico, religioso, político y cultural, Un reto de mucha altura en un país como México, donde hay más de 112 millones de personas, 57 millones mujeres y 55 millones hombres.
En nuestro País, las mujeres dedican 76.3 horas semanales a trabajar (recordemos que su labor no termina cuando salen o entran a su jornada de trabajo), contra sólo 58.4 de los hombres, además de que ellas siguen siendo discriminadas en el mercado laboral y reciben salarios inferiores, aunque no se acepte esta información por los medios oficiales, de cualquier nivel de gobierno o empresarial.
Pese a trabajar las mismas horas que el hombre, o en muchas ocasiones más que él, las mujeres reciben salarios inferiores y la mayoría de las veces no son susceptibles a obtener altos puestos, considerados sólo aptos para los hombres. Además, muchas de ellas son separadas de sus trabajos, simplemente por el hecho de estar embarazadas.
De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la mujer sigue siendo víctima de algunas formas de discriminación laboral, independientemente la labor no remunerada de la mujer en el hogar, lo cual representa un tercio de la producción económica mundial, y además la diferencia salarial que va entre un 20 y un 30% menos que los hombres y desempeñan tan solo el 1% de los cargos a nivel dirección.
Por otra parte, el número de mujeres que emigra, tanto de manera legal como ilegal en busca de mejores condiciones de vida, cada año se incrementa, , con los consecuentes problemas de desintegración familiar que esta ausencia en el hogar provoca.
Otro dato interesante en los que se marca la diferencia entre el hombre y la mujer es el referente a la Educación. De acuerdo a la ONU, dos terceras partes de los 876 millones de analfabetas en el mundo son mujeres. Al cumplir 18 años las jóvenes tienen una media de 4.4 años menos de educación que los hombres de su misma edad. Ya en la edad adulta, la situación no es menos halagadora. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) manifiesta que las mujeres tienen menos acceso que los hombres a la formación continuada en las empresas.
Especialistas coinciden en señalar que la tasa de mortalidad materna va en aumento en el mundo entero. En países en vías de desarrollo, se sitúa en uno de cada 48 partos. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) manifiesta que cada año mueren en el mundo más de medio millón de mujeres como consecuencia del embarazo y parto. En las naciones en desarrollo no cambia mucho su situación, el 35% de las mujeres no recibe atención prenatal. Casi el 50% dan a luz sin asistencia especializada y el 70% no recibe atención en las semanas posteriores al parto.
El Día Internacional de la Mujer representa en México una fecha sombría, llena de nubarrones que solo pueden ser despejados por la fuerza unida que emanan de millones de mujeres dispuestas a seguir en la lucha en pro de su género.
A pesar de los avances tanto políticos como sociales, según Ana María Tepichín y Florinda Riquer en el Estudio sobre Género “Mujeres jóvenes en México: De la casa a la escuela, del trabajo a los quehaceres del hogar”.“el incremento en la incorporación y permanencia de las mujeres en el sistema educativo, no ha sido condición suficiente para su participación en igualdad de condiciones respecto de los hombres, en los mercados de trabajo”.Y es que un mayor acceso a la educación no garantiza, necesariamente, más oportunidades laborales para acceder a puestos directivos.
En la actualidad, las mujeres dedican más tiempo que los hombres a trabajos domésticos no remunerados. Así lo demuestra el último informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) que lleva por título: “¿Qué Estado para qué igualdad?”, donde se analiza el progreso de la igualdad de género en la región tras dos décadas de la aprobación de la Plataforma de Acción de Beijing, y otros foros internacionales donde se examinan además, los logros y desafíos que enfrentan los gobiernos a la luz de la interacción entre el Estado, el Mercado y las Familias como instituciones sociales construidas a partir de políticas, leyes, usos y costumbres que, en conjunto, establecen las condiciones para renovar o perpetuar las jerarquías sociales y de género.
¿Cómo celebrar “El Día Internacional de la Mujer”? sí en nuestro País, vive en condiciones de profunda desigualdad, y la equidad es una quimera difícil de alcanzar. El Día Internacional de la Mujer es la oportunidad para hacer balance de nuestra lacerante realidad. Y señalar la falta de voluntad política en este gobierno, para cambiar el espectro opresivo del aparato del Estado que bloquea la equidad de género en México.
Por ejemplo: “La Ley General de Acceso de las Mujeres a una vida libre de violencia” que el Ejecutivo aprobó con bombo y platillo el 1º de febrero de 2007 es una ley sin efecto, hueca, existente solo en el papel, y que el Presidente Calderón ha utilizado como una propaganda de su sexenio. Pero se tardó trece meses en aprobar el Reglamento de la nueva ley (el plazo legal era de 90 días), y sus graves errores de origen la hacen inaplicable debido a su ambigüedad y falta de presupuesto.
Desde la óptica del Instituto Nacional de las Mujeres se reconocen ciertas mejoras en este ámbito de igualdad de género, pero con reservas:“Con el paso del tiempo, las mujeres han ido ocupando parte de los espacios públicos que antes eran exclusivos de los hombres, los cambios positivos se han generado (principalmente por la acción de las propias mujeres), pero el ingreso femenino en los mismos aún es motivo de desigualdad”.
La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos dice que a puestos iguales salarios iguales, sin embargo en la práctica las mujeres padecen una diferencia de hasta 30 por ciento en los niveles salariales respecto a los hombres que hacen el mismo trabajo.
Y si nos vamos al sector Salud, las mujeres mexicanas enfrentan graves peligros debido a la desatención del Estado. El cáncer de útero, junto al de mamá, es la primera causa de defunción entre los mujeres de 30 a 59 años, pero todas las mexicanas no pueden disfrutar de los beneficios de la vacuna contra el Cáncer Cérvico Uterino (CACU) porque implica un costo las aplicación de las tres dosis.
Las mujeres mexicanas siguen muriendo por enfermedades prevenibles, como el cáncer de mama que provoca alrededor de 10 muertes diarias en México. No todos los hospitales del sector salud cuentan con equipo moderno para realizar mamografías que a consecuencia del atraso tecnológico resultan dolorosas.
Las enfermedades no son las únicas causas de muerte de mujeres. La violencia es producto de la discriminación y cada vez que una mujer muere a manos de su pareja, entorno familiar o ajeno, el Estado ha fracaso en su deber de propiciar un sistema que prevenga, atienda y sancione debidamente el delito de violencia de género. Por eso, en México más de 30 millones de mujeres son víctimas de violencia hoy en día y el 49 por ciento de los hogares presentan alguna violencia contra las mujeres. Los cuales terminan con el feminicidio, que no es otra cosa que el homicidio de la mujer agredida, y según algunos cálculos conservadores, en los últimos 10 años, aproximadamente 10 mil mujeres y niñas han sido asesinadas de manera violenta.
Por lo que considero que este año, será una celebración más de protocolo gubernamental y algunas no gubernamentales, puro discurso, porque para festejar “El Día Internacional de la Mujer”, es necesario legislar y crear leyes en la materia, de tal forma que se le pueda proporcionar las herramientas que le ayuden a alcanzar sus objetivos de vida: a educar a sus hijos, a comprar su casa, a protegerse de gastos derivados de enfermedades, ahorrar para su retiro, y en síntesis a una mejor calidad de vida, sin depender de terceros, lamentablemente vamos como las tortugas, al menos en este Sexenio no se concretó, usted amable lector tiene la mejor opinión. ¡Hasta la Próxima!.
Para comentarios y sugerencias:
emilio_m_gomez@hotmail.com
pensamiento_compartido@hotmail.com

 

Accidentes de Trabajo

Un tema que nunca pierde vigencia en México, son los accidentes de trabajo, que se dan en las empresas, e instituciones de gobierno, y que muchas veces son la causa de la muerte del trabajador o que permanezcan toda su vida con alguna lesión permanente, que cambie su calidad de vida, y su relación con su entorno y su familia.

La Ley Federal del Trabajo, refiere en su Artículo 474 “Accidente de trabajo es toda lesión orgánica o perturbación funcional, inmediata o posterior, o la muerte, producida repentinamente en ejercicio, o con motivo del trabajo, cualesquiera que sean el lugar y el tiempo en que se preste”. Quedan incluidos en la definición anterior los accidentes que se produzcan al trasladarse el trabajador directamente de su domicilio al lugar del trabajo y de éste a aquél.

Se excluyen los accidentes producidos por fuerza mayor extraña y sin relación alguna con el trabajo, o los producidos intencionalmente por la víctima; y pueden ocurrir por diversas razones: bien porque la gente comete actos incorrectos, o porque los equipos, herramientas, maquinarias o lugares de trabajo no se encuentran en condiciones adecuadas.

El principio de la prevención de los accidentes, señala que todos los accidentes tienen causas que los originan y que se pueden evitar al identificar y controlar las causas que los producen.

Los accidentes del trabajo constituye la base del estudio de la Seguridad Industrial, y lo enfoca desde el punto de vista preventivo, estudiando sus causas (por qué ocurren), sus fuentes (actividades comprometidas en el accidente), sus agentes (medios de trabajo participantes), su tipo (como se producen o se desarrollan los hechos), todo ello con el fin de desarrollar la prevención.

De aquí sale otra definición “Accidente del trabajo es toda lesión que una persona sufra a causa o con ocasión del trabajo y que le produzca incapacidad o muerte (Ley 16.744)”   No existe una clasificación general para los tipos de accidentes que ocurren en los ambientes laborales. Pero en base a las estadísticas, de acuerdo a sus características, los accidentes de trabajo se clasifican según su tipo de acuerdo a sus objetivos.

En base a lo anterior, se puede definir el “accidente” definiendo “que es la forma en que se produce el contacto entre el accidentado y el agente”.

A.- Accidentes en los que el material va hacia al hombre: Por golpe; por atrapamiento; por contacto.

B.- Accidentes en los que el hombre va hacia el material: Por pegar contra; por contacto con; por prendimiento; por caída a nivel (por materiales botados en los pasillos, piso deteriorado, manchas de aceite en el suelo, calzado inapropiado); por caída a desnivel (desde escaleras o andamios); por aprisionamiento.

C.- Accidentes en los que el movimiento relativo es indeterminado: Por sobre esfuerzo; por exposición.   Aunque también puede darse accidentes en tránsito como lo señala la LFT, los cuales se dan en el trayecto directo entre la habitación y el lugar de trabajo y viceversa.

Otros accidentes del trabajo, que también podría considerarse, son los sufridos por dirigentes sindicales a causa o con ocasión de su actividad como tal; o el experimentado por el trabajador enviado al extranjero en casos de sismos o catástrofes; o aquel experimentado por el trabajador enviado a cursos de capacitación ocupacional.

En nuestro país, podemos considerar a los accidentes de trabajo, como una carga económica muy importante en los costos de una empresa, ya que no solamente es la afectación del trabajador, y a veces su larga recuperación; sino también; los costos indirectos que conlleva un evento de esta magnitud, como puede ser el tiempo perdido durante el mismo; el costo no previsto de trasladar al lesionado desde el centro de trabajo hasta el centro de atención médica; el personal que en muchas ocasiones acompañará al lesionado; el incremento en la prima del seguro social para el año siguiente; el impacto psicológico sobre el resto de los trabajadores que participaron del accidente; entre otros.

Por tal motivo, consideramos necesario impartir capacitación a los trabajadores de todo centro laboral, ya que es menos costoso y tiene un impacto menor que los producidos por un accidente de trabajo, y se pueden evitar infinidad de lesiones o en el peor de los casos la muerte.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) informó hace algunos días, en el marco de la conmemoración del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, que cada día mueren en el orbe cerca de seis mil 300 personas como resultado de lesiones o enfermedades relacionadas con el trabajo.

Esto corresponde a más de 2.3 millones de muertes al año, y que cerca de 337 millones de accidentes en el trabajo que terminan en ausencias prolongadas.

En México, los accidentes y enfermedades laborales son un problema que va en aumento. El Instituto Mexicano del Seguro Social señala que los percances motivados por accidente de trabajo se incrementaron de 399 mil 125, a 406 mil 802 casos en 2009 y 2010 respectivamente, porque son las estadísticas actualizadas que tienen el IMSS, para este tipo de siniestros.

Y nuevamente de acuerdo con estas estadísticas, los accidentes de trabajo ocurran en la edad productiva, de los 25 a 29 años; con antigüedad en el puesto de uno a cuatro; es decir, hombres jóvenes en mayor medida; seguidos de los de 30 a 34 años y de 35 a 39 años.

Siendo los puestos de ocupación con mayor riesgo los siguientes: cargadores, trabajadores de tiendas de autoservicio (vendedores, demostradores, de almacenes); operadores de máquinas y herramientas, oficinas, hospitales, hoteles; y en menor grado, los albañiles.

En lo que respecta a este tipo de accidentes, Según esta información, los daños al cuerpo derivados de los accidentes de trabajo, son mayores o con más incidencia en manos y muñecas; así como en tobillos y pies, abdomen, región lumbosacra, columna lumbar y pelvis, en este orden. Dando como resultado  heridas, traumatismos, quemaduras, cuerpos extraños y amputaciones.

En el año 2010 que son los datos actualizados que maneja el IMSS, se reportaron 403 mil 336 casos, es decir que por cada 100 trabajadores, 2.8 se vieron expuestos a uno de estos percances, sin contar los accidentes de trabajo de otros eventos.

Por lo tanto, podemos concluir que los accidentes de trabajo son un problema que se incrementa en México, y cuyas estadísticas no son actualizadas con regularidad por los organismos oficiales, siendo los trabajadores del sector autoservicios los más afectados, frente a otros como los de la construcción, o preparado y servido de alimentos; las manos y muñecas, los tobillos y pies son los que presentan mayor daño en estos percances de trabajo.

Con relación al género de los accidentados, el 62% ha sido en hombres y el 38% en mujeres, con excepción de la industria maquiladora, donde se ha incorporado una gran cantidad de mujeres, y en donde la tasa de incidencia supera a la de los hombres.

De acuerdo a estos datos del IMSS, los accidentes de trabajo ha provocado mil 412 defunciones en el periodo de en un año, lo cual significa que casi un trabajador por cada diez mil, tuvieron un trágico y triste final mientras se ganaban su diario sustento, para mantener a su familia. Un alto porcentaje en relación a otros países, por una deficiente atención y vigilancia de autoridades, empresas y representantes de trabajadores, usted amable lector tiene la mejor opinión. ¡Hasta la Próxima!

Opiniones y sugerencias:

emilio_m_gomez@hotmail.com

pensamiento_compartido@hotmail.com

 

© 2012 El Mundo del Trabajo | www.elmundodeltrabajo.com

Scroll to top