You Are Here: Home » Cultura » Los Desastres Naturales en México

Los Desastres Naturales en México

Los Desastres Naturales en México

Ciudad de México. (Redacción).- El cambio climático es uno de los temas recurrentes en la actualidad. El fenómeno es sin duda el resultado de varios siglos de la actividad humana, principalmente de la transformación y explotación de los recursos naturales sobre los que nunca se previó su agotamiento, ni el impacto que provocaría el desequilibrio medio ambiental.

A partir de la década de los 70 y como preámbulo de los desastres por venir, en diferentes ciudades del mundo se empezó a apreciar el fenómeno de la contaminación atmosférica, lo que llevó a algunos países a alertar sobre la necesidad de reducir los gases contaminantes vertidos a la atmósfera, llamado que muy pocos escucharon.

En México, los estragos del calentamiento global y el desequilibrio medioambiental han sido evidentes desde hace varias décadas. Los peores desastres naturales comienzan a registrarse con eventos sísmicos y climáticos. El 19 de septiembre de 1985, la Ciudad de México particularmente, vivió una de las catástrofes que marcó la historia del país, miles de personas murieron bajo los escombros de decenas de edificios a causa de un primer sismo de 8.1 grados en la escala de Richter, y una réplica de menor intensidad al día siguiente.

En 1988, casi tres años después, el Huracán Gilberto azotó las costas del Golfo de México, ocasionando estragos principalmente en Yucatán. El huracán arrasó con más del 50% de las playas acabando con servicios e infraestructura.

En 1995 el Huracán Henriette tocó tierra en Cabo San Lucas y Sinaloa obligando a la intervención de los servicios de la Secretaría de la Defensa Nacional para brindar ayuda a damnificados, y en el mismo año el Huracán Ismael tocó puerto en Topolobampo. En ese mismo año, en octubre, el país vivió un sismo de en las costas de Guerrero, Oaxaca, Jalisco y Colima. En septiembre de1997 las mismas zonas de Oaxaca y Acapulco sintieron el embate del Huracán Paulina.

En el sentido de los costos generados por los desastres naturales, de acuerdo a la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros, y las indemnizaciones que las aseguradoras han tenido que realizar, la siguiente es la lista de los desastres más costosos:

1.- Huracán Wilma (2005) 1,752 mdd

2.- Inundaciones en Tabasco (2007) 700 mdd

3.- Huracán Gilberto (1997) 567 mdd

4.- Terremoto DF (1985) 473 mdd

5.- Huracán Isidoro (2002) 308 mdd

6.- Huracán Emily (2005) 302 mdd

7.- Huracán Stan (2005) 228 mdd

8.- Huracán Kenna (2002) 176 mdd

9.- Huracán Juliette (2001) 90 mdd

10.- Huracán Paulina (1997) 62 mdd

Artículo Relevante:

Los Peores Huracanes en México

Los desastres ambientales han estado presentes cada vez con mayor intensidad en el país, sus consecuencias se vuelven cada vez más permanentes; se agregan además, desbordamientos de ríos en 1999, en zonas como Hidalgo, Veracruz, Tabasco, Puebla, Tlaxcala, Oaxaca.

En 2007, el Estado de Tabasco vive uno de los mayores desastres, no sólo por el número de damnificados, sino por las pérdidas materiales y los recursos necesarios para levantar nuevamente a la región. Tabasco es uno de los Estados más ricos en recursos hídricos, es recorrido por las afluentes del Río Grijalva, Usumacinta, Carrizal, Mazcalapa. Las lluvias torrenciales superaron no sólo la capacidad de las afluentes de estos ríos, sino de la presa Peñitas que llegó a su máxima capacidad el 29 de Octubre, haciendo necesario abrir las compuertas y desfogando 2 millones de litros por segundo, originándose finalmente la tragedia de la inundación.

Ante el evento y el posterior agravamiento de la situación, fue necesaria la intervención del ejército y de la ayuda de la sociedad civil, fueron destinados lanchas y helicópteros para poder evacuar la zona y poner a resguardo a los miles de damnificados.

Por si fuera poco, otra tragedia aparentemente de origen natural afecta el Estado vecino de Chiapas, en el cual el desgajamiento de un cerro provocó una inmensa ola que sepultó al Pueblo de Juan de Grijalva, y provocando el taponamiento del río con el mismo nombre, mismo en el que trabajaron las autoridades federales y la Comisión Federal de Electricidad para abrir nuevamente la afluente del río y que éste desembocara nuevamente en el Golfo de México.

Fuente: Explorando México

About The Author

Number of Entries : 9712

Leave a Comment

*
= 5 + 6

© 2012 El Mundo del Trabajo | www.elmundodeltrabajo.com

Scroll to top